Lacteos Latam
Alergia a la Leche de Vaca - ¿Qué alternativas tenemos?
SALUD

Alergia a la leche de vaca ¿Cuáles son las alternativas de consumo?

La alergia a la leche de vaca (APLV) es el tipo de alergia alimentaria más prevalente entre los bebés y afecta hasta al 3,8 % de los niños pequeños

Alergia a la leche de vaca

La alergia alimentaria es una reacción adversa mediada por el sistema inmunitario a proteínas alimentarias que de otro modo serían inofensivas. Este es un problema de salud mundial creciente.

La alergia a la leche de vaca mediada por IgE es la alergia alimentaria más común entre los bebés y los niños pequeños. Afecta a entre el 0,5 y el 3,8 % de los niños. Afortunadamente, la mayoría de los niños superan su APLV y adquieren tolerancia a la leche de vaca, aunque algunos la conservan de por vida. La APLV suele ser una de las primeras alergias alimentarias que se diagnostican en los bebés. Esto porque las proteínas de la leche de vaca suelen ser las primeras proteínas alimentarias que se les presentan debido a su presencia en las fórmulas infantiles.

Los síntomas de la APLV mediada por IgE suelen aparecer de inmediato, pocos minutos después del consumo del producto lácteo. Pueden revelarse como diarrea, vómitos, picazón en la piel, urticaria o problemas respiratorios, y puede causar anafilaxia que puede ser fatal.

Alergia a la Proteína

La proteína de suero más abundante es la b-lactoglobulina. La b-lactoglobulina y la b-lactoalbúmina se consideran los principales alérgenos de la fracción de suero. Son proteínas globulares, estabilizadas por puentes disulfuro. Aunque la albúmina de suero bovino se encuentra en la leche de vaca en cantidades bajas, también es un alérgeno común. Hasta el 50 % de los pacientes alérgicos a la leche de vaca desarrollan IgE específica para esta proteína.

Junto con la lactoferrina, la albúmina sérica bovina se caracteriza por un elevado número de puentes disulfuro, lo que hace que su estructura terciaria sea muy estable, incluso en condiciones de desnaturalización. Estudios experimentales en humanos y animales demostraron su capacidad para inducir reacciones alérgicas.

En general la APLV se caracteriza por la reactividad a múltiples alérgenos, incluidas las caseínas no estructuradas y las proteínas de suero globulares.

Reducción de la alergia a la leche de vaca mediante modificaciones de proteínas

Las alternativas más comunes a las fórmulas infantiles convencionales son las fórmulas infantiles a base de proteínas de leche de vaca. Estas se alteran en un grado que permite disminuir su alergenicidad, manteniendo sus propiedades nutricionales y funcionales.

La alteración y la reducción potencial de la alergenicidad de la proteína puede inducirse por varias tecnologías de procesamiento. Entre ellas la hidrólisis enzimática, la fermentación, el tratamiento térmico, la alta presión (HP) y la radiación. El objetivo general de dicho procesamiento es disminuir o incluso destruir los epítopos de unión a IgE para evitar la sensibilización de novo en un lactante que no haya estado expuesto previamente a las proteínas de la leche de vaca. También para evitar el entrecruzamiento de las IgE en la superficie de los mastocitos tisulares y basófilos sanguíneos, evitando la desgranulación y, por lo tanto, provocando una respuesta alérgica en bebés con APLV

La reducción y/o destrucción de los epítopos de unión a IgE son causadas por la agregación, desnaturalización y degradación de proteínas. También se reconoce que la cocción general altera la alergenicidad de las proteínas de los alimentos al cambiar, enmascarar o incluso destruir los epítopos de unión a IgE

Opciones disponibles en el mercado

Además de las fórmulas infantiles a base de leche de vaca, también están disponibles en el mercado fórmulas infantiles a base de leche de cabra, soja o proteínas hidrolizadas de arroz.

Si bien las fórmulas infantiles a base de leche de cabra y oveja pueden ser buenas alternativas a las fórmulas infantiles convencionales, no son una opción adecuada para el manejo de la APLV. Esto debido a la alta homología de sus proteínas con los alérgenos de la leche de vaca. Sin embargo, la leche de camella, burra y yegua puede proporcionar una mejor alternativa para el manejo de la APLV debido a la menor homología de proteínas. La cantidad de evidencia sobre la idoneidad de esta leche alternativa para su uso en bebés alérgicos aún es limitada y se necesita más investigación.

Las fórmulas infantiles a base de soja y proteínas hidrolizadas de arroz son fórmulas infantiles a base de plantas actualmente disponibles en el mercado. Se recomiendan como una posible segunda opción para el manejo de la APLV en algunos países. Sin embargo, ESPGHAN, EAACI y AAP no recomiendan el uso de fórmulas infantiles a base de soya en bebés menores de 6 meses de edad.

Las fórmulas infantiles basadas en proteínas vegetales alternativas han ganado, en la última década, un interés creciente como alternativa sostenible y vegana. Además, se han sugerido varias plantas como fuente de proteínas para futuras fórmulas infantiles. Con el enfoque actual en soluciones dietéticas más sostenibles y respetuosas con el clima para combatir la alergia a la leche de vaca.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Descubre todo el resumen de noticias que enviamos todas las semanas.

NOTICIAS RELACIONADAS

Los efectos de comer alimentos caducados

Paola Gioffre

Influencia del agua en la composición de la leche en polvo

Administrador

¿Por qué es importante la lipólisis en la maduración del queso?

Administrador

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. ACEPTO LEER MÁS